Monday, January 15, 2007

Me duelen los labios de tanta ansiedad

No puedo dormir, las ideas se atropellan en mi cabeza. Las ansias me carcomen los labios, esos labios que no logran pronunciar esas palabras que tanto miedo me dan.

Siento ésta soledad egoísta y vanidosa que no deja entrar distracciones, pero que ella misma se distrae con miedos y comodidades.

Atrapada en la muralla que separa a la niña de la mujer, que busca mi infancia perdida para salir del laberinto de ser mujer sin saber serlo. Inmóvil porque no existe el antes ni el después.

En el descontrol de unos horarios trastornados viendo días y noches pasar a través de una ventana cuyas persianas no necesito abrir. Acostada en el mar y en el cielo, cubierta por nubes y niebla.

Empiezo a intoxicarme en este cuarto blanco, denso de sueños humeantes que no me dejan respirar.

Con ganas de gritarle a este silencio que me deja sorda y llover estas lágrimas secas que me enmudecen.

Me duelen los labios de tanta ansiedad.

se.


4 comments:

Rodrigo said...

Quisiera
que el día
fuera
nocturno
como el viento
como el misterio
como el silencio
como la lunacea sombra
de un lamento
en soledad.


Y así,
poder seguir acariciando
Palabras

Palabras

Palabras.....

Rafael said...

La unica cosa que NUNCA se puede volver atras, mismo que sea despues de solo una fraccion de segundo, es la palabra pronunciada. Creo que es por eso que la ansiedad hace con que duela hasta "tus" labios.
Pero, en el momiento que las pronuncias, seguro, sentiras la paz tomando tu corazon, como si el viento de un huracan, quitase tus pies del suelo... Y de donde nunca mas, iras a embutirlos.
"Palabras, So, por que las palabras"?
BESOSSSS.

RAFA (17.1)

frag said...

..she doesn't know that I left my urge in the icebox...

Angélica said...

El insomio hace de las sombras fantasmas, de la duda una crispación, del silencio una maldición y de la lucidez una pesadilla...yo intentaré curarte con aguita de mar y palabras o dejarte hacer en la oscuridad poemas como este...a veces, como tu dices, el camino más oscuro es el más luminoso (por aquellas calles adornadas de muerte en mi ciudad) Un beso de habitación a habitación.