Sunday, March 11, 2007

Justine




"Es inútil imaginar que uno se enamore por una correspondencia espiritual o intelectual; el amor es el incendio de dos almas empeñadas en crecer y manifestarse independientemente. Es como si algo explotara sin ruido en cada una de ellas. Deslumbrado e inquieto, el amante examina su experiencia o la de su amada; la gratitud de ésta, proyectándose erróneamente hacia un donante, cree la ilusión de que está en comunión con el amante, pero es falso. El objeto amado no es sino aquel que ha compartido simultáneamente una experiencia, a la manera de Narciso; y el deseo de estar junto al objeto amado no responde al anhelo de poseerlo, sino al de que dos experiencias se comparen mutuamente, como imágenes en espejos diferentes. Todo ello puede preceder a la primera mirada, al primer beso o contacto; precede a la ambición, al orgullo y a la envidia; precede a las primeras declaraciones que marcan el instante de la crisis, porque a partir de allí el amor degenera en costumbre, posesión, y regresa a la soledad."

Lawrence Durrell


4 comments:

Rodrigo said...

La estructura arquitectònica de los sentimientos a lo largo de los tiempos, en su incipiente y vacilante tentativa hacia la libertad de forma y la colorida esencia del ser, se fundamenta en el nuevo futuro, El amor no debera obedecer a formas armònicas, ni a composiciones modelo del universo anterior, sino que se convertirà en espacio de libertad interpretativa para la cosciencia de cada uno ffrente al mundo, expresiòn y revelaciòn de la propia visiòn interior en la pareja. Ese es el fin ùltimo.
Las miradas y las sonrisas, todas y cada una, se convierten en una epifania del corazòn. Que ya es uno, creyendo en los cronopios y en las esperanzas hasta que desaparezcan.


He dicho: R

frag said...

AHHH!! QUE CIERTO!! UNA MANERA MUY ELEGANTE DE DESCRIBIR UNA RELACION, TODO UN CIRCULO, LA VIDA ES UN CIRCULO COMO DICE OTTO EN LOS AMANTES DEL CIRCULO POLAR?
TE QUIERO!

SofiaElena said...

La vida es circular...siempre, es una espiral, donde hay un dentro y un afuera, que va girando siempre.

Lo de afuera, gira hacia dentro, y se vuelve nuestro interior, pero ese interior busca salir, y se convierte en el exterior, y así eternamente.

Al final, como decía Pessoa, somos Dios de nuestro mundo, porque sólo con nuestra percepción, nuestra imaginación, memoria, etc...las cosas cobran sentido en éste mundo sin-sentido. Y sólo nosotros creamos lo que queremos que exista en nuestro mundo.

Pero hay que creer para crear. Me encanta la semejanza de éstas palabras. Yo creo (de creer) en lo que creo (de crear).

Lo dicho.

se.

anina said...

Yo no entiendo de palabras, pero si has estado en todos los lugares que muestran tus fotos, que suerte la tuya.